La mochila infantil sin riesgos

19:30:00


Los médicos pediatras recomiendan que el peso total de la carga en la mochila para los niños en edad escolar no supere el 10 por ciento de su propio peso. Podemos dejar un margen de unos 4 kilos más o menos. 
De este forma, un niño que pese por ejemplo, 30 kilogramos, no debería portar una mochila cuyo peso supere el intervalo entre 3 y 7 kilogramos.
  • Un niño que realice ejercicio físico con regularidad tendrá la musculatura más fortalecida y menos probabilidades de crearse una lesión de espalda.
  • La mochila debe revisarse a diario para retirar los materiales que no se vayan a utilizar al día siguiente y colocar lo necesario siguiendo el método de carga empleado por montañeros y excursionistas: los objetos más pesados deben colocarse en la parte inferior e ir encajando los demás en relación a su peso. De esta forma se consigue estabilizar el contenido de la mochila para evitar que determinados objetos se muevan y formen bultos que se claven en la espalda.


  • Si la carga está mal repartida, la mochila resulta incómoda, provocando que el niño la lleve mal puesta, ladeada o apoyada en un solo hombro, con el consiguiente riesgo de lesiones en la espalda.
  • La mochila debe llevarse bien equilibrada sobre los hombros y lo más sujeta posible.
  • Las cualidades de una mochila infantil deben incluir sobre todo tejidos ligeros pero resistentes y acabados acolchados en cintas de hombros y, a ser posible, en espalda.
  • Tened en cuenta que las mochilas o carteras con ruedas son aconsejables para asfalto, pero si el trayecto incluye baches, muchas escaleras o terrenos si asfaltar, pueden resultar una carga añadida para el niño.

You Might Also Like

0 comentarios

Subscribe